Los jugadores de Defensores de Belgrano salieron a la cancha con una bandera que decía “El único lugar para un genocida es la cárcel común. Defe no olvida”, de está manera sentaron posición con respecto al fallo de la Corte Suprema.

El club de Nuñez fue el primer equipo del Fútbol Argentino en declararse en oposición al fallo del 2×1 de la Corte Suprema en caso de delictos de lesa humanidad.

Recordemos que el club se encuentra a pocas cuadras de la Ex ESMA, lugar clandestino de detención durante la dictadura militar, y realizó una compromiso con la lucha por los Derechos Humanos al salir a la cancha con una bandera que decía: “El único lugar para un genocida es la cárcel común. Defe no olvida”.

Esta demostración por parte del equipo logró el aplauso cerrado de los hinchas del club y estalló en las redes sociales.