Lamentable hecho el que tuvo que sufrir la super estrella de los Cleveland Cavaliers, LeBron James. A horas del primer encuentro por las finales de la NBA, su casa en Los Ángeles fue pintada con mensajes racistas en la puerta principal.