Un joven ladrón había sido neutralizado y ejecutado por la policía, luego de robar una gaseosa en la localidad de Magdalena, Colombia. Mirá el video.

Susana Pinzón relató a El Heraldo que su hijo pidió una gaseosa en una tienda, se la tomó y se fue sin pagarla. La propietaria del comercio, entonces, llamó a la Policía. Pocos minutos después, llegaron dos uniformados en una motocicleta y, al verlos, el joven se escondió en el mismo billar del cual había robado la bebida y los agentes lo sacaron tomándolo del cuello.

La mujer denuncia que los dos policías asesinaron a su hijo de cuatro disparos a quemarropa y que luego se dieron a la fuga. Los familiares del joven hicieron la denuncia ante la Fiscalía y la Policía Colombiana inició una investigación de los hechos.

El ladrón, Fernández Pinzón, intentó atacar en varias ocasiones a los policías. Incluso, una prima llegó al lugar e intenta quitarle el arma blanca pero se negó, hasta que otro de sus primos consiguió quitarle el cuchillo de las manos.

Ese momento es aprovechado por uno de los policías que saca su arma, se va a buscarlo y le propina un tiro a la altura del abdomen. El joven reacciona y se abalanza contra el patrullero al que le lanza una patada, pero el policía le dispara de nuevo y lo impacta en el pecho, con lo que Fernández cae al suelo y en presencia de las personas que presenciaban el hecho, acciona su arma nuevamente contra la víctima. Lamentablemente el delincuente murió después de ser trasladado hasta el Paso de la Chinita-La Luz.