La ex participante del Bailando contó un hecho insólito que sufrió posteriormente de tener una relación sexual, una historia inusual en la cual la víctima es un perro.

 

Dejé a mi perrita en el comedor y fui a tener relaciones. El preservativo, que era del chico con el que estaba, quedó ahí y en un momento me desesperé y empecé a preguntar ‘¿dónde está? ¡Si lo dejé acá!'”, contó la ex participante del Bailando.

“Estuvimos… hicimos el nudito, todo tranqui y ahí la perrita entró. Ahí pensé que podría haber quedado abajo de la cama. Y la miro a la perrita sentada con una cara rara y le abro la boca… ¡se lo había comido todo!“, continuó.

“Llamo a la veterinaria a las 4 de la mañana y le digo al que me atiende ‘disculpame, mi perra se tragó el preservativo. ¿Qué hago?’. Y me responde ‘mirá, se puede morir o esperá cuatro días que lo saque. Imaginate mis nervios, le metí los dedos porque dije ‘¡se me muere la perra!’. El chico que miraba y yo, sin ropa, metiéndole los dedos diciéndole ‘dale, vomitalo’… ¡imaginate!”, comentó.

“Le dije ‘disculpame, te podés ir’. Y se fue. Al otro día se ofreció para llevarla al veterinaria pero no, ya está. Buena onda con el pibe, ya fue”, finalizó, ante las risas del conductor.