No fue convocado a la última gira; su Juventus sale campeon en el Calcio pero pierde mal con el Madrid; y hasta versiones periodistas lo dejan afuera del mundial. ¿Siamo fuori della coppa?

Cuatro años atrás Carlos Tevez la rompía en la Juventus con la 10 en la espalda. Ganaba títulos, goleaba y gustaba a todo Turín. Sin embargo se quedó sin mundial por decisión táctica de Alejandro Sabella. Hoy, a menos de 80 dias para Rusia, Paulo Dybala teme lo peor. Está en la misma situación que Tevez: Sale campeón con la Juve, con el 10 en la espalda, es aclamado por toda Italia y, a 3 meses del mundial, los fantasmas de Carlitos en 2014 parece seguir al cordobés.

Este martes, antes del partido contra el Real Madrid por los cuartos de final de la Champions League, la periodista Verónica Brunatti de TNT Sport informó y adelantó que el cordobés se quedará afuera de la lista de 23. “Dybala es el Tévez de 2014”, dijo Brunatti. Atras de ella, varios medios se sumaron al rumor y ya lo daban por hecho.

Tiempo después, la Juve de Buffon, Giorgio Chiellini, y compañía, caía 0 a 3 ante el Madrid, en su cancha y con un doblete de Cristiano Ronaldo que dejó una chilena grabada para todos los compilados de la Champions que se editen de acá en más. ¿Cómo le fue al Cordobes? Partido chato, donde no pudo apretar a Navas ni de tiro libre, y vio la roja a los 65 minutos. Golpazo.

Por su parte, aquellos que están jugando por lugares en la delantera Argentina, como son Cristian Pavón y Lautaro Martinez, continúan en buen nivel y metiendo goles. Uno está a punto de salir campeón con Boca siendo clave en la efectividad del equipo de los mellizos. Mientras el otro mete tripletes y con sólo 20 años lo quieren desde el Inter de Italia, al Manchester City de Guardiola.

Lo concreto es que en los últimos dos partidos en donde la selección ganó contra Italia y perdió feo con España, “la Joya” ni siquiera fue convocado. Al tiempo que la expulsión tonta y casi eliminación de la Juventus contra el Madrid le quitó la chance a Dybala de sumar minutos de cara al mundial. ¿Podrá Dybala revertir esta situación?