Se realizaron estudios de inteligencia sobre potencias extranjeras. La documentación está basada en la causa que investiga la desaparición del submarino, sin embargo esa tarea es ilegítima ya que nuestro país aseguró que no lo haría luego del conflicto bélico.

La marina, no debería realizar este tipo de operación ya que esta prohibido por la Ley de Inteligencia. En el único caso que podrían realizar tipos de operaciones del mismo tipo si la orden sería dada por la Dirección Nacional de Inteligencia Estratégica Militar.

Los mensajes navales de Inteligencia

En esos documentos, hasta ahora desconocidos, el Comando de la Fuerza de Submarinos, a través de mensajes catalogados con el sello de “SECRETO”, le transmitió al buque de guerra las latitudes y longitudes en las cuales estaban posicionados los buques que consideraba de interés, como por ejemplo, los de la marina inglesa que patrullaban la “Zona Malvinas”.

Así surge, por ejemplo, del mensaje naval “I 621” fechado el 12 de noviembre de 2017, a las 16:07, es decir tres días antes de desaparecer. La “I” es la letra con la cual la Marina identifica un mensaje cuyo contenido pertenece el área de “INTELIGENCIA” naval.