Un caso insólito y aberrante, en el cual un profesional abusaba de sus pacientes con la excusa de tomar muestras médicas. Se trata de Carlos Martínez se encontraba prófugo desde el viernes, pero se entregó a la justicia.

Carlos Hugo Martínez, ya había sido procesado por una causa similar que prescribió. Son tres los pacientes que habían realizado denuncias por abuso sexual esta vez, y el pedido de captura fue solicitado por el titular del Tercer Juzgado de Instrucción, Guillermo Adárvez, a raíz de un exhorto del juez Pablo Oritija, de la Segunda Circunscripción de Jáchal, donde se tramita la primera denuncia.

La primera denuncia fue realizada por una embarazada de 22 años, quien se acercó al ginecólogo por una infección urinaria. A lo cual el profesional respondió “falta de flujo vaginal” y “escasez de orgasmos”. La mujer consultó a otra médica, quien le señaló que no era normal y ahí entonces lo denunció.

En los últimos días se habían allanado tres viviendas y el Centro Integral de la Mujer y el Niño (CIMYN), donde el ginecólogo atendía habitualmente pero sin éxito.