El Banco Central liquidó la semana pasada más de u$s 4000 millones en el mercado de cambio y subió las tasas para contener el dólar, que igual alcanzó los 21 pesos. Durante esta semana continuó en alza y hoy casi pisa los $23. Pese a esto, la vicepresidenta minimizó la devaluación y su traslado a los precios.

“De a poco nos vamos a ir acostumbrando los argentinos con tener un dólar flotante”, evaluó Michetti en un breve diálogo que publicó el periodista Mariano Rinaldi.

Y agregó: “No se nos va a caer la vida porque el dólar suba uno o dos pesos”.

Finalmente, la vicepresidenta se mostró optimista por el rumbo de la economía. “Empecemos a confiar un poco en nosotros mismos, es muy difícil que podamos seguir adelante”.

No aclares que oscurece.