En medio del debate por tarifas, un grupo de colegas colocó en la silla la figura de cartón que debía ocupar la legisladora oficialista.

Desde hace años, Elisa Carrió repite un lugar en el podio de los legisladores que más faltan a las votaciones en el Congreso. Este miércoles, el debate por el proyecto para frenar el aumento de tarifas no fue la excepción.

Al tomar la palabra, la diputada de Río Negro Silvia Horne (Peronismo para la Victoria) apuntó contra el oficialismo y, para sorpresa de sus colegas, sacó una gigantografía de Carrió, que ya se había retirado del recinto cerca del mediodía junto a todos los representantes de la Coalición Cívica-ARI.

“Quisiera preguntar dónde está esta señora y de qué se ríe, porque está diciendo que acá no pasó nada…La quiero ver en su banca defendiendo sus dichos”, reclamó, ante la risa de generalizada de los demás diputados.

Cerca de la medianoche, cuando Emilio Monzó llamó a votación, Victoria Donda (Libres del Sur), Leonardo Grosso (Movimiento Evita) y Lucila de Ponti (Peronismo para la Victoria) fueron hasta la banca de Carrió y colocaron la figura de cartón en el lugar que debía ocupar la líder de la Coalición Cívica-ARI.

“Diputada, por favor, baje eso”, le pidió Monzó a Donda. Finalmente, intercedió la oficialista Cornelia Schmidt Liermann, que retiró la gigantografía y se la llevó a los asesores de su compañera de bancada.

En 2017, al igual que en años anteriores, Carrió estuvo entre los legisladores que más se ausentaron en el Congreso: estuvo presente en apenas el 51,35% de las votaciones. En lo va del 2018, la diputada oficialista ya pegó el faltazo en el 82,5% de los debates.