El presidente de la asociación de fútbol de Palestina declaró estar en contra del partido que disputará la Argentina contra Israel en Jerusalén del próximo 9 de junio y llamó a quemar camisetas de Messi.

El partido amistoso que jugarán el sábado Argentina e Israel no cayó para nada bien en Palestina, país arrasado por el poder militar israelí. Tan es la molestia de los palestinos que hasta el presidente del fútbol en Palestina pidió a sus hinchas que quemen camisetas de Lionel Messi.

Jibril Rajoub, presidente de la Asociación de Fútbol de Palestina, señaló que el partido es una “herramienta política” al servicio de Israel.

“No es un partido por la paz, sino un partido de política destinado a encubrir la ocupación fascista y racista, señaló Rajoub, según la agencia de noticias de la Autoridad Palestina, Wafa.

El dirigente pidió además a Messi, máxima estrella de Argentina, que boicotee el partido. Rajoub protestó el domingo ante la oficina consular de Argentina en la ciudad de Ramallah. A su vez, el Ministro de Cultura y Deporte de Israel, Miri Regev, indicó en la radio que el futbolista del Barcelona tiene previsto visitar el Muro de los lamentos, un lugar sagrado para los judíos, y aseguró que la llegada del astro es una victoria para Israel. El barrio de Malha, donde se encuentra el estadio, era una aldea palestina que fue desalojada durante la guerra árabe-israelí de 1948.

El encuentro está previsto para el sábado en el estadio Teddy Kolek de Jerusalén y forma parte de una vieja cábala argentina que consiste en jugar antes de los mundiales con Israel, hecho que sucedió por primera vez en la previa del mundial 86 donde Argentina ganó la Copa con una actuación de otro planeta del mejor jugador de todos los tiempos, Diego Armando Maradona.

La selección albiceleste se encuentra actualmente en Barcelona preparando el Mundial de Rusia 2018. En el torneo, que se disputa del 14 de junio al 15 de julio, se medirá con Islandia, Croacia y Nigeria.

Fuente: DPA