El arquero de la selección que semanas perdió su chance de estar en Rusia 2018 habló de todo. El ‘Chiquito’ rompió el silencio y no se guardó nada. Enterate lo que dijo:

No ha pasado un mes desde aquel fatídico 22 de Mayo donde Sergio Romero, arquero titular e indiscutido de la selección argentina fue desafectado de la convocatoria y el sueño de volver a vestir la celeste y blanca en el Mundial.

Ahora, el ‘Chiquito’ rompió el silencio en una extensa entrevista con el canal TyC Sports en la que dio detalles de lo ocurrido, su diálogo con el entrenador y la reacción que tuvo al saber que no iría a Rusia 2018.

“Hablé con Jorge, le explicamos la situación y le dijimos los tiempos de recuperación. Le dije a Jorge que me podía recuperar en dos o tres semanas, pero era una decisión de él esperar la evolución. Le dije que no tenía roto”, explicó el arquero de 31 años.

El futbolista que iba a disputar su tercer Mundial explicó que el problema en su rodilla existe desde hace varios años y contó: Le aseguré que en 10 días iba a estar, que ante Islandia iba a poder estar a disposición. Pero los tiempos de ellos fueron otros, querían a una persona que entrene todos los días y me desafectaron a las cuatro horas de la primera charla”.

“Más allá de perderme un Mundial, mi cabeza sigue. No me quedo llorando en un rincón. Si me caigo, tengo una mujer de oro que me banca”. Y agregó: “Quiero ser campeón del mundo, soy parte de ese grupo que está ahí”

En vistas a su futuro en el seleccionada, el ‘Chuito agregó: “Mi camino en la Selección no terminó. Estoy trabajando para la vuelta. Yo dejé de ser el titular a las seis y media de la tarde cuando Sampaoli me dijo que me desafectaba. En ese momento dejé de ser el arquero titular. Yo voy a volver a la Selección cuando pase el Mundial. Sabía que iba a jugar (como titular). No lo creía, sabía que era titular”.

“No importa si estoy de acuerdo o no, respeto las decisiones. Pongo el respeto por delante. Cuando me dijo “te voy a tener que desafectar porque no te voy a poder esperar 10 días”, ningún problema. No lloré, no lo miré con cara de culo, no lo mandé a la mierda. Lo miré con la misma cara que lo había mirado antes cuando le conté la situación. Le dije a mi señora que no pasaba nada, que esto seguía. Veo que a ella todavía le duele, por eso en su momento puso los tuits que estaba muy caliente”.

Un tema que siempre a generado controversia sobre el arquero ha sido su continuidad en los distintos clubes por los que él ha pasado. Romero se expresó sobre ésto ante la consulta de los periodistas y dijo:“¿No jugar en el club? Algún día me tocará jugar 80 partidos al año. Ahora me toca jugar 10 ó 12 y las cosas me salen bien gracias a Dios. Vengo a la Selección y trato de rendir para que nadie le queme la cabeza al entrenador. Soy muy cabezón: trabajo mucho y duro en mi club”. “Todos los técnicos de la Selección me dijeron que si no tenía continuidad no me iban a poner”.

Sobre su actual situación en el Manchester United aseguró: “A mí me gustaría jugar más. No es que estoy cómodo en el banco del Manchester United. Si me enfocan en los partidos, no es una cara de sonrisa. Es normal, delante mío tengo a uno de los mejores arqueros del mundo. Por ahora me voy a quedar en el United porque Mourinho el año pasado hinchó mucho a los dirigentes para que me renueven el contrato hasta 2022″.

El arquero de 31 años, también habló sobre la viralización de mensajes falsos de su esposa, Eliana Guercio: “Soy una persona muy sincera. Somos muy frontales y si tenemos algo que decir, levantamos el teléfono y lo decimos. Ella llamó a Antonella y le dijo que no tenía nada que ver”.

“Mirá el riesgo que asumí que casi se me rompe la rodilla contra España… Siempre trato de hacer lo mejor. Si tengo riesgo de golpearme, bueno, es la profesión. Uno viene porque le da placer y felicidad estar en el lugar. A mí me conoce todo el mundo dentro de ese predio y saludo a todos. Dejé la vida en la Selección cada vez que me tocó jugar. No sólo por mí, sino para darle la tranquilidad al entrenador de que me toca jugar un poco menos en el club, pero a él le voy a rendir abajo de los tres palos”.