La Justicia del país africano anuló la pena de muerte contra una mujer que había asesinado a su esposo después de más de un intento de violación y generó polémica alrededor del matrimonio infantil forzado en Sudan.

Las autoridades judiciales decidieron cambiarle la sanción a Noura Husein Shatqa, quien no será ejecutada por matar a su esposo, pero que sí deberá ir a prisión por cinco años. Además, tendrá que pagar una indemnización de 19 mil euros a la familia de su esposo quien era mucho años mayor que ella, según ‘CCN’.

Husein Shatqa, de 19 años, era menor de edad cuando contrajo matrimonio y, abandonó su vivienda de casada asegurando que quería estudiar.  Se conoció que el ahora fallecido esposo intentó violarla al menos dos oportunidades porque la joven se negaba estar con él.

La esposa se animó a revelar a las autoridades que el sujeto pidió a sus parientes que la sujetaran para que abusaran sexualmente, ante ello, la joven lo apuñaló en diversas del cuerpo.

En consecuencia, la ciudadanía puso en foco los matrimonios infantiles, que desde que se inició la guerra civil que se libra en Sudán del Sur, han elevado el número a niveles alarmantes. Según Naciones Unidas, más de la mitad de las niñas de la nación se casan antes de 18 años, a menudo por la fuerza. Los años de conflicto han empeorado lo que ya era una práctica extendida, en la que las familias hambrientas ven a sus hijas como fuente de ingresos.