Sucedió en la localidad bonaerense de Quilmes, donde una nena de 11 años se quedó sola en su casa cuando su mamá se fue a buscar una de sus hermanas al colegio y protagonizó una historia de película.

La menor estaba mirando la televisión en la cama cuando escuchó ruidos y vio que tres malvivientes saltaban la reja. Automáticamente llamó al 911 y dio aviso a los efectivos. Luego, llamó a su mamá que volvió a toda velocidad hasta el domicilio. Los ladrones se vieron rodeados por los efectivos y se entregaron.

Eva, la mamá de la nena identificada como “B”, dijo a los medios: “Me vine lo más rápido que pude y cuando llegué ya estaba la policía que no me dejaba entrar”.

“La tuvieron abrazada y le pedían unos papeles, plata y el auto. Le dijeron que los había mandado Sebastián Castro, mi ex pareja con quien estamos en una disputa judicial desde hace un año y medio porque él se llevó a mi hija de 2 años”, explicó la Eva.

En la comisaria, los delincuentes confesaron que habían sido enviados por Castro. “Yo ya le había dicho a ella que siempre que viera algo raro llame al 911. y así lo hizo. Estoy sorprendida con su reacción y orgullosa”, contó la madre.

Las fuentes policiales informaron que uno de los malvivientes es menor de edad y los dos restantes son mayores y tienen antecedentes penales por delitos de robo.

Interviene la Unidad Fiscal de Responsabilidad Penal Juvenil N° 2 de  Quilmes, a cargo del fiscal Walter Bruno.