El presidente parece reconocer su incapacidad para guiar al país en este delicado momento.

“Este camino tiene obstáculos que están más allá de las capacidades de los argentinos, y de su presidente” afirma desvergonzado.

El dirigente se despega de su responsabilidad por prever los cambios económicos que está atravesando el mundo hace ya algún tiempo, cuestiones de las que fue advertido hace años por casi todos los analistas económicos.

“Lo que pasa en el mundo es algo que no podemos controlar, si aumenta la tasa de interés, si se reduce el crédito” afirma impotente, antes de también echarle la culpa al aumento del precio del petroleo y a la sequía, por el fracaso casi total de su gestión en materia económica.

Mirá el video: