Una niña de tres años fue secuestrada el último viernes por un presunto “traficante de personas”, quien le compró golosinas y otros tipos de ‘snacks’ con el fin de llamar su atención para cometer el delito. Mira el delito. 

El hecho, ocurrido en China, en la ciudad de Ganzhou, fue registrado por cámaras de seguridad en el que se observa como la pequeña es subida a una moto por el secuestrador.

Tal como informa el medio The Sun, el padre de la niña contó que el sujeto llevó a la menor al otro lado de la calle para comprarle golosinas y luego raptarla.

Tras percatarse de la desaparición, el hombre acudió a la Policía y tras 18 horas de intensa búsqueda, los efectivos detuvieron al secuestrador en su domicilio, donde ocultaba a la joven víctima que felizmente no presentaba signos de haber sido herida.

El sospechoso por tráfico de personas le dijo a la Policía que su intención no era vender a la niña, pues “quería criarla como una hija”.

Las investigaciones de lo ocurrido sigue en curso.