Sucedió en Entre Ríos, donde la policía alertada por la dueña de una verdulería detuvo a dos menores y le sustrajo un par de frutas que robaron para comer.

 

Una de las postales más tristes de la pobreza que azota la Argentina se vivió días atrás en la provincia de Entre Rios, cuando personal policial de la División 911 detuvo a dos jóvenes de 15 años que habían robado frutas en una verdulería ubicada en calle Newbery de Paraná.

La foto del secuestro lo dice todo:

 

Tres manzanas

Una pera

Una mandarina

Además, según el parte policial las frutas fueron secuestradas y se labraron las actuaciones correspondientes por “tentativa de robo” y los jóvenes fueron trasladados a la División Minoridad a disposición de la Justicia.