Una actriz porno advirtió que publicará un libro con intimidades del actual presidente de los Estados Unidos. Enterate todos los detalles.

Osada y escandalosa, la ex diva del cine pornográfico, Stormy Daniels, quien asegura haber estado en la cama con Donald Trump, dio detalles soeces de esa presunta intimidad con el magnate, a quien humilla en un libro.

El pene de Donald Trump es “más pequeño que el promedio” y es como “el hongo de Mario Kart”, el personaje de la serie de video de carreras, afirmó la ex estrella del cine porno. Con esa comparación singular, Daniels vuelve a ser el centro de atención gracias a su libro “Full Disclosure” (algo así como “Revelación plena”), que saldrá a la venta el 2 de octubre.

De acuerdo con los avances obtenidos por el periódico británico The Guardian, en el texto la osada y llamativa rubia cuenta muchos detalles sobre la supuesta relación con Trump. Y en particular, compara en forma despectiva el órgano genital del presidente con Toad, un personaje con cabeza de hongo del mundo de Mario Kart, el famoso video juego

“Es como un gran hongo, una seta venenosa… Yo estaba acostada allí, molesta por el hecho de que estaba teniendo una relación sexual con una persona con el pubis del Yeti y los genitales como la seta de Mario Kart”, escribe irreverente y despectiva.”Pudo haber sido el sexo menos impresionante que he hecho, pero claramente él no compartió esta opinión”, dice el texto   

Además, la actriz sostiene que cada vez que veía a Trump en televisión no podía evitar pensar: “Me acosté con eso. Eech…”

En el libro, Daniels reconoce haberse sorprendido cuando Trump inició su ascenso al poder porque “él no quería ser presidente, ni estaba preparado para serlo” y también confiesa haber sentido miedo a medida que Trump avanzaba en su carrera.

Daniels, cuyo verdadero nombre es Stephanie Clifford, dice que tuvo una relación con Trump durante un torneo de golf en California en 2006, lo cual él niega. Ahora la mujer pretende disolver legalmente el acuerdo de confidencialidad firmado antes de las elecciones de 2016 (con el que se embolsó 130 mil dólares) para no hacer público su vínculo con el magnate, con el argumento de que el presidente nunca firmó el documento.