El Xeneize obtuvo un empate sobre el final ante el Cruzeiro que le permitió pasar a semifinales de la Copa Libertadores. Se terminó el sueño del equipo brasileño que necesitaba ganar por al menos dos goles. Mira los goles.

El mundo Boca está festejando porque el equipo de Guillermo Barros Schelotto paso a semifinal de la Copa Libertadores. Empató sobre el final 1 a 1 ante el Cruzeiro de Brasil en el partido de vuelta, mientras que en la Bombonera Boca había ganado por 2 a 0.

Para el Cruzeiro marcó Sassa a los ’58 tras un rebote en un tiro de esquina y para Boca empató Cristian Pavón sobre el final en el cuarto minuto de descuento.

Mirá el resumen:

 

 

Luego de una situación complicada en el mundo Boca ya que perdió el Superclásico y quedó afuera de la Copa Argentina tras la derrota ante Gimnasia, el Xeneize dio signos de recuperación primero en la Bombonera ganando bien a Colón y ahora ante el Cruzeiro con un empate agónico para sortear este difícil escollo.

En lo que respecta al partido, Cruzeiro empezó mejor que Boca ahogándolo en la salida y haciéndose dueño de la pelota en el medio. El respiro a la visita se la dió Sebastian Villa cuando comenzó a escalar por su andarivel demostrando su potencial ante los defensores rivales.

Sobre el final del primer tiempo el equipo de Meneses festejó lo que parecía la primera conquista pero quedó invalidada ante la clara posición adelantada de Barcos en la jugada previa de la conversión del tanto. Aunque el local intentó llevarse por delante a Boca, lo cierto es que el arquero Rossi no tuvo mucho trabajo en la parte inicial.

Para el complemento, el Cruzeiro estaba obligado a proponer aunque chocaba con la defensa Xeneize si bien al principio hubo un penal de Magallán el mismo fue anulado porque en la jugada previa el delantero estaba fuera de juego. Boca continuó aguantando el partido en la mitad de la cancha con Barrios, y sobre todo con el buen desempeño de la figura del encuentro, Naithan Nandez, que con su marca y despliegue logró interceptar pelotas claves para poder salir de contra.

Ante el pedido de las 50 mil personas por su goleador, el técnico del Cruzeiro accedió e hizo ingresar a los 58′ a Sassa que en la primera que tocó logró convertir el gol para el equipo de Belo Horizonte. Era el 1 a 0 y todavía quedaba gran parte del complemento por jugarse.

Rápidamente el Mellizo echó mano al banco y hizo ingresar a Gago por Pérez con la intención de tener el balón y jugar rápido de contragolpe. Luego con el cambio de Wanchope Ábila por Mauro Zárate, Guillermo buscó un referente de área y que les pelee a los defensores del Cruzeiro en los pelotazos cruzados. El nueve va a tener dos una que dió en el palo (aunque al inicio de la jugada estaba fuera de juego) y el pase gol de pecho para que Cristian Pavón empate sobre el final para que Boca pase a semifinales.

Un punto aparte para el arquero Rossi que tuvo una buena actuación pero cuando todo parecía a pedir de Boca, cometió un error que pudo costar la clasificación. El equipo demostró voluntad y actitud nunca se desesperó y sobre todo estuvo bien plantado en el campo de juego. El futuro le marca que Boca deberá jugarse la posibilidad de llegar a la ansiada final, ante el Palmeiras de Brasil.