Un joven de 18 hizo explotar un “artefacto explosivo improvisado” y causó 18 muertes y decenas de heridos en Rusia. Tiempo después, el atacante se quitó la vida. Mira las imágenes.

El pánico y el desconcierto se apoderaron este miércoles por la mañana de una escuela secundaria en la ciudad de Kerch en Crimea, Rusia. Allí, “un artefacto explosivo improvisado” explotó en el comedor del establecimiento, causando 18 muertos y decenas de heridos.

Inmediatamente, el Comité Indagatorio de Rusia, en primera instancia, calificó de atentado terrorista la explosión mortal, sin embargo, con el correr de las horas se determinó que quién causó el ataque fue un joven, aparentemente ex alumno del establecimiento.

Por eso, el comité de investigación de Rusia lo reclasificó como “asesinato en masa”, perpetrado por Vladislav Roslyakov, de 18 años quien, tras causar la explosión, se habría suicidado.

La mayoría de las víctimas son adolescentes, según informaron desde el organismo de investigaciones.

La confusión sobre la posibilidad de un atentado se dio por el ralato de varios jóvenes, quienes durante el ataque dijeron ver hombres armados enmascarados disparándole a la gente.

“Hubo una explosión, todos los cristales se rompieron, y después varias personas armadas empezaron a correr, abrir puertas y disparar a todos”, contó un profesor de la escuela. Por eso no se descarta que el joven hay trabajado con otras personas.

 

En consecuencia, el Ministerio para las Situaciones de Emergencia de Crimea declaró el estado de emergencia en la zona. Por eso policía, equipos de rescate y varias ambulancias se dirigieron al lugar de los hechos, mientras el Ministerio ruso de Situaciones de Emergencia enviaron a Crimea helicópteros y un avión Il-76 con psicólogos y rescatistas.

Además, empleados de la Guardia Nacional rusa (‘Rosgvardia’) trabajan en el lugar del ataque, informó su primer subdirector, Serguéi Mélikov, que declaró que la explosión fue causada por “un artefacto explosivo improvisado”.