La autopsia realizada por médicos y profesionales encontró restos de cocaína, alcohol y fentanilo en el cuerpo del músico de 26 años. 

El rapero estadounidense Mac Miller, que fue hallado muerto el pasado 7 de septiembre a los 26 años, falleció por una sobredosis accidental de alcohol y drogas, según confirmó la oficina del médico forense del condado de Los Ángeles, EE.UU..

La autopsia encontró en el cuerpo del músico restos de cocaína, alcohol y el opiáceo fentanilo que corroboraron las primeras informaciones que, desde que se conoció el fallecimiento de Miller, apuntaban a una sobredosis como causa de su muerte.

Según el comunicado difundido por los forenses, Malcolm McCormick (el verdadero nombre del rapero) fue hallado inconsciente el 7 de septiembre en su vivienda de Studio City, una ciudad del valle de San Fernando, L.A.

Los servicios de emergencia acudieron al lugar pero no pudieron salvar al rapero, que murió a las 11.51 hora local.

Miller, que mantuvo una relación con la estrella del pop Ariana Grande y que había tenido problemas con las drogas en el pasado, lanzó este 3 de agosto su último álbum, “Swimming”.