Siguen las malas noticias para la fuerza política que conduce Mauricio Macri. Los candidatos Mario Negri y Ramón Mestre serán candidatos a gobernador por separado, profundizando una grieta interna que hace temblar al Gobierno.

Aunque el Gobierno lo oculte y los medios no lo quieran contar, es un hecho que la alianza Cambiemos está sufriendo grietas en todas las provincias. En buena medida, por los problemas económicos de la gestión de Mauricio Macri, que se traslada como problema a la política. Córdoba no es la excepción.

El radicalismo está aprovechando la coyuntura para imponer sus propios candidatos en los armados locales de Cambiemos. Se sabe, el PRO no cuenta con figuras ni armados propios en la provincia. Además, la imagen negativa de Macri no ayuda para negociar. En ese marco, se reproducen los cimbronazos.

En Córdoba, el radicalismo insiste con la candidatura de Ramón Mestre, lo que es resistido por el PRO. Todo parece indicar que no habrá acuerdo y cada espacio político irá por la suya. En la Capital, el Frente Cívico, en manos de Luis Juez, se adelantó y rompió con Cambiemos. Será candidato con el apoyo del PRO.

Todas las encuestas descuentan un triunfo del peronismo de Juan Schiaretti en la gobernación. Sin embargo, el justicialismo podría dar un batacazo en la Capital, donde gobierna el radicalismo hace décadas.

Fuente: Primereando