El trágido echo sucedió en una escuela de San Pablo, cuando los adolescentes ingresaron a los tiros al establecimiento educativo de esa ciudad brasileña mientras los alumnos estaban en clase. Tras asesinar a seis menores y un empleado, se quitaron la vida.

Un testigo citado por el periódico paulista, que se identificó como Juliano, señaló que el atentado ocurrió poco después del inicio de las clases en el período matutino.

“Vivo al lado, vi un tumulto y fui allá. Cuando llegué había varios niños saliendo, corriendo ensangrentados, una desesperación, profesor, funcionario, todos corriendo”, afirmó.

Se accionaron seis unidades de rescate de los Cuerpos de Bomberos, policías, ambulancias y dos helicópteros.

Fuente: Crónica