El hecho ocurrió en Tucumán, luego de que una madre abandonara a su hijo en un hospital.  “Lo encaré y le dije sin pensarlo dos veces: ‘che Negro, si me abrís los ojos te llevo a casa'”

Matías Devincenzi, un enfermero de 31 años, generó conmoción tras adoptar a un bebé abandonado por su familia, a pocos días de nacer, en un hospital de la ciudad de San Miguel, provincia de Tucumán, Argentina.

La historia empieza en 2017, cuando Devincenzi conoció al bebé llamado Santino, quien tenía malformaciones, deficiencia respiratoria y una patología uronefrológica.

En los días de marzo, cuando el enfermero estaba de licencia, el menor fue llevado a terapia intensiva porque había sufrido una fuerte infección.

Cuando llegó Matías Devincenzi se enteró de lo sucedido y fue de inmediato a ver al bebé, quien estaba en estado de coma. Fue en ese momento en que ocurrió la conexión entre ambos.

“Recuerdo que estaba en coma, con asistencia mecánica respiratoria. Soy de hablarles mucho a los bebés. Así que lo encaré y le dije sin pensarlo dos veces: ‘che Negro, si me abrís los ojos te llevo a casa'”, narró a La Gaceta.

“Los abrió y yo sentí que era una señal. Inmediatamente me asumí como su papá y comencé a averiguar sobre la adopción”, agregó a Todo Noticias.

Tras decidir que lo iba a adoptar, realizó toda la documentación para conseguir el permiso, que fue concedido el 12 de octubre del 2017.

En la actualidad, el menor de dos años goza de una buena salud y está al lado de su padre, quien lo cría con mucho amor y cariño.