Mientras la gobernadora y sus ministros se reunían en la residencia presidencial, un grupo de vecinos se manifestó en los alrededores para repudiar su presencia. “La gente del barrio la está pasando muy mal”, afirmaron.

El “retiro espiritual” que encabezó la gobernadora bonaerense en Chapadmalal no pasó desapercibido para la gente de la localidad. Munidas con ollas, silbatos y banderas, unas treinta personas autoconvocadas se acercaron a la residencia presidencial (todo lo que pudieron, debido al fuerte operativo policial) para protestar por la presencia de la mandataria y su Gabinete.

“Fuera de Chapa Vidal” y “Vidal es peor” fueron algunas de las leyendas que se leyeron en banderas y pancartas. “Mientras ellos usan este lugar para una fiesta privada, la gente del barrio la está pasando muy mal”, manifestaron algunos de ellos.

Tras calificar la gestión del Gobierno bonaerense como “una puesta en escena”, los vecinos señalaron que los funcionarios deberían “cruzar a ver cómo está el barrio”, al tiempo que aseguraron que existen situaciones extremas de “hambre”.