La banda de Till Lindemann y compañia volvió a la carga con un video clip de su nuevo corte, Deutschland, una super producción de Rammstein con Universal Music que repasa la historia de Alemania como solo Rammstein la puede contar.

Son pocas las bandas de rock que pueden lograr que millones de personas escuchen una canción sobre su relación amor-odio con su país de origen. Pero Alemania podría ser el único país donde dicha canción puede encender un debate serio sobre la identidad nacional y la libertad de expresión.

La semana pasada, la banda de rock pesado Rammstein lanzó el video oficial de su primera canción nueva desde 2011. El video de 9 minutos de Deutschland ha sido visto 19 millones de veces en YouTube desde que se subió. No describiré los contenidos en detalle: los lectores deberían verlo por sí mismos.

Como bien cuenta la revista Bloomberg, basta con decir que es una versión condensada y llena de violencia de la historia alemana, desde la derrota de los romanos en el bosque Teutón en el año 9 d.C al estado policial de Alemania del Este, todo bajo la supervisión de la Reina Germania (personificada por una actriz negra del antiguo teatro de Bertolt Brecht, en una calculada afrenta a los nacionalistas alemanes). Germania corre por los campos de batalla en una brillante armadura, y se le ve siendo devorada por caníbales y dando a luz a un perro. Los miembros de Rammstein aparecen como presos de un campo de concentración y como verdugos nazis.

Mientras se desarrolla este impactante espectáculo, el líder de Rammstein, Till Lindemann, poeta publicado, ruge:

Du – Übermächtig, überflüssigIch – Übermenschen, überdrüssigWir – Wer hoch steigt, der wird tief fallenIhr – Deutschland, Deutschland über allen

(Tu – Abrumadora, superfluaYo – Superhombre, cansadoNosotros – Quien sube alto, caerá bajoVosotros – Alemania, Alemania por encima de todos)

La última línea es una modificación insolente del desechado primer verso del himno nacional de Alemania: “Deutschland, Deutschland über alles” (Alemania por encima de todo); Lindemann lo cambió a “Alemania por encima de todos”, en referencia al totalitarismo en cambio del patriotismo.

Y luego:

Deutschland, deine LiebeIst Fluch und SegenDeutschland, meine LiebeKann ich dir nicht geben

(Alemania, tu amores una maldición y una bendiciónAlemania, mi amorno puedo darte)

Rammstein es conocido por su dominio de las tácticas para ganar atención y por vender una versión intencionalmente atemorizante del alma teutona. Es difícil encontrar a un alemán, especialmente en la cosmopolita Berlín o fuera de los estados orientales de donde proviene la banda, que admita que le gusta. Sin embargo, cuando anunciaron una gira para este verano con presentaciones en todo Europa, el espectáculo en Alemania fue el primero en agotarse: las 800.000 entradas se vendieron en 4 horas, y el sitio web de Eventim, el vendedor, colapsó después de recibir 80.000 clics por segundo. Claramente, ahí también hay una relación de amor-odio.

El nuevo video, sin embargo, va más allá de la provocación usual de Rammstein. “La banda cruzó el límite”, dijo Charlotte Knobloch, sobreviviente del Holocausto y expresidente del Consejo Central de los Judíos en Alemania, al diario Bild. “La forma en que Rammstein abusa del sufrimiento y la muerte de millones de personas para fines de entretenimiento es frívola y repulsiva”.

Felix Klein, el funcionario del gobierno a cargo de combatir el antisemitismo, dijo: “la representación por parte de los músicos de Rammstein de prisioneros en un campo de concentración sentenciados a muerte cruza una línea roja”. Hubo críticas similares por parte de organizaciones judías y monumentos al Holocausto, y un portavoz del Ministerio de Relaciones exteriores israelí, Emmanuel Nahshon, exigió su “eliminación inmediata”.

No obstante, algunos comentaristas alemanes corrieron a defender a la banda, señalando que la canción de Rammstein no es una glorificación al pasado de Alemania sino una queja de lo difícil que es amar a un país con esa historia. “Con ‘Deutschland’, Rammstein desciende al alma alemana, dividida entre el desdén por sí misma y su historia y la necesidad de construir una identidad a partir de esa historia” escribió Philipp Luther en Focus-Online.

En el diario conservador Die Welt, Henryk Broder señaló que, a primera vista, el video podía parecer “trigo para el molino de los nacionalistas alemanes, aceite para el fuego de la derecha populista”, pero en realidad se trata del rechazo a la violencia que se replica a sí misma, por lo que el trabajo es una “provocadora obra maestra al servicio del esclarecimiento”.

Fuente: Leonid Bershidski para Bloomberg