El presidente y la gobernadora bonaerense volvieron a pasarla mal, en medio del brutal ajuste que afecta a millones de argentinos.

El presidente Mauricio Macri y la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, volvieron a pasarla mal en un acto público. Esta vez, ocurrió en Saladillo, una localidad de la principal provincia del país.

“Chorros”, “vende patria”, “delincuentes”, “¿dónde está la plata del FMI?”, les gritaron los vecinos a los dirigentes de Cambiemos, que debieron moverse a las apuradas. Debieron alejarse con custodia.

No es la primera vez que funcionarios macristas tienen problemas en alguna recorrida callejera. Ocurre que el ajuste que es cada vez más brutal y afecta a millones de argentinos. En un editorial en La Nación, el periodista macrista Carlos Pagni aseguró que Vidal reconoce en privado que “por primera vez la gente me dice que no tiene para comer”.

Mirá el video: