Según trascendió en varios medios, una relación no autorizada dentro de la comunidad gitana habría sido el desencadenante que terminó con la vida del asesor del diputado Héctor Olivera, Miguel Yadrón. Mirá las imágenes.

El crimen de Miguel Yadón, asesor del diputado por la UCR, Héctor Olivares, dio un giro en las últimas horas y todo indica que se trataría de un crimen vinculado con los códigos y costumbres de la comunidad gitana.

Tal como publicó el portal BigBangNews, Juan Jesús Fernández habría matado a Miguel Yadón porque este último salía con su hija Estefanía Fernández. Esa es la principal hipótesis que barajan los investigadores. Con el correr de las horas, la trama fue variando. Como un ovillo de hilo enredados, los nudos comienzan a aflojar. Según la línea de investigación actual, Fernández, integrante de la colectividad gitana no habría consentido la relación de su hija, Estefanía Fernández Cano, con Yadón. En otras palabras, era una relación prohibida.

El asesor asesinado ayer tenía 58 años, no pertenecía a la comunidad y no era bienvenido en la familia gitana. Con ayuda de su sobrino, Rafael Cano, más conocido como “Cebolla”, concretó el crimen.

Estefanía tiene 24 años, tiene nacionalidad española y según versiones la joven está casada con un importante integrante de la comunidad, dedicado al mundo de la música, con el que tiene dos hijos.

También fue arrestada por la Policía Federal en la Ciudad de Buenos Aires y quedó imputada por el delito de encubrimiento, en el marco de la causa que lleva adelante la fiscal Estela Andrades. La joven tenía su domicilio registrado en el mismo edificio de la calle Yrigoyen al 1300 en donde fue detenido Rafael Cano Carmona, su tío y cuñado de su padre, autorizado a conducir el Volkswagen Vento del ataque.

 

Allegados a “El Gitano” lo describieron como una persona reconocida en el ámbito de la comunidad gitana. Al enterarse sobre el affaire de su hija con el asesor del diputado Héctor Olivares, “El Gitano” se sintió herido. Por sus creencias no podía aceptar que su hija mantuviera una relación extramatrimonial, muchos menos con un hombre que lo superaba en edad a él y para colmo no era gitano. Eso mismo habría sido lo que lo llevó a tomar la peor decisión.

Pese a las advertencias de su padre, Estefanía habría encontrado los momentos para continuar su vínculo con Yadón. Y lo que parecía una advertencia se convirtió en una balacera sin control.

Por los detalles conocidos luego del ataque a balazos se puede pensar que tanto “El Gitano” como “Cebolla” no advirtieron ciertos detalles para lograr un crimen perfecto. Como por ejemplo, la zona en donde iniciaron los disparos; el uso del auto; y una improvisada huída. Por las imágenes de las cámaras de seguridad también se consideró que incluso Fernández podría haber estado ebrio, ya que al caminar tambaleaba un poco.

Mientras se espera que Estefanía y los demás detenidos declaren, los investigadores ahora buscan al dueño del Renault 19 de la fuga, debido a que está registrado a nombre de un joven de 25 años con domicilio en la calle Virrey Cevallos al 200, también cercano a la escena del crimen y a la casa de Fernández. Este hombre tiene amplios lazos con las familias Fernández y Cano y tendría antecedentes.