Cambiemos pierde otra provincia clave de cara a las presidenciales y profundiza la imagen negativa de Mauricio Macri. Por su parte, el peronismo consolidó la victoria en la unidad y avanza firme en su idea de borrar el color amarillo de toda la Argentina.

Se llevaron a cabo las elecciones en Córdoba y la reelección del gobernador Juan Schiaretti al frente de la provincia es un hecho y marca la octava caída de Cambiemos en elecciones.

“La mayor diferencia de la historia desde la vuelta de la democracia”, celebró el gobernador Juan Schiaretti ante la paliza que el peronismo le propinó en Córdoba a los candidatos de Cambiemos, al obtener casi el 53,97 por ciento por ciento ciento de los votos.

Los dos postulantes radicales Mario Negri (17,78) y Ramón Mestre (10,94) sumados apenas llegaban a la mitad de Schiaretti, lo que volvía todavía más inexplicable la falta de acuerdo por la que terminaron yendo separados.

Por su parte, Tanto Negri como Mestre escribieron en sus cuentas de Twitter y felicitaron a Schiaretti. “Mi reconocimiento a @JSchiaretti porque los cordobeses le han dado hoy su respaldo. Aún con mis diferencias, no voy a desconocer el mensaje de las urnas”, señaló Negri. “Felicitaciones a los ganadores de esta elección en la provincia de Córdoba, @JSchiaretti”, afirmó Mestre.

Asimismo, Negri puso la lupa sobre el recuento de votos en la capital cordobesa. “Es inexplicable que con la incidencia que tiene la Capital en el padrón provincial sea tan exigua la información sobre las mesas escrutadas”, advirtió.

Además, desde Casa Rosada también le enviaron un mensaje a Schiaretti. El encargado fue el ministro de Interior, Rogelio Frigerio, cercano a todos los gobernadores. “Felicitaciones a @JSchiaretti por ser electo nuevamente gobernador de la provincia de Córdoba. Desde el Gobierno Nacional vamos a seguir dialogando y trabajando codo a codo para todos los cordobeses”, escribió.