El Jefe de Gobierno macrista se despojó de toda vergüenza al escapar del reclamo de un joven cuyo hermano murió en un derrumbe en San Cristóbal.

El Jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta no para de escaparse del escrache público. Con la excusa de “estoy llegando tarde a otro lado”, Larreta se escapó -como quien dice- como “rata por tirante”.

El joven lo abordó recordándole quién es: hermano de Adrián Continiello, un chico que murió en un derrumbe en San Cristóbal, en una obra en construcción que realizaba el Gobierno de la Ciudad.

El muchacho intentó buscar una respuesta, ante la falta de atención a sus reiterados llamados.

Continiello era sonidista de la Tv Pública y tenía 32 años. Vivía en el primer piso del edificio que se derrumbó en el barrio de San Cristóbal.