Mientras insiste en defender la doctrina que creó para promover el gatillo fácil a pesar del asesinato de cuatro jóvenes llevado a cabo sin razón por policías bonaerense, la ministra de Seguridad invirtió tiempo en destacar que metió preso a un hombre de 69 años que supuestamente hizo una llamada telefónica amenazante contra el Presidente hace casi un año y medio.

Aunque parezca haber llegado al pozo del desastre una y otra vez, la gestión en materia de seguridad de Cambiemos todos los días sorprende. Es que mientras insiste en defender la doctrina que creó para promover el gatillo fácil y a sólo una semana de la masacre de San Miguel del Monte en que cuatro jóvenes fueron asesinados por la policía bonaerense en el marco de una persecusión sin justificación alguna, Patricia Bullrich invirtió tiempo de su gestión en meter preso a un jubilado por supuestamente haber lanzado amenazas telefónicas contra Mauricio Macri hace casi un año y medio.

Según dio a conocer el sitio 0223.com., en el marco de una causa judicial por la que se investiga una amenaza telefónica realizada hacia el Presidente, la Policía Federal Argentina que conduce la ministra de Seguridad efectuó un operativo en la localidad de Miramar, en la provincia de Buenos Aires, que culminó con la detención de uno de los presuntos involucrados.

“No vamos a permitir este tipo de amedrentamientos. Quienes realicen amenazas o quienes quieran generar pánico en la gente van a tener que pagar las consecuencias de sus actos”, afirmó Bullrich, orgullosa de su gestión a pesar del caso de Monte, de Chocobar, de Rafael Nahuel, y los distintos hechos de gatillo fácil que acumula su paso por Seguridad.

En marzo de 2018, se realizó un llamado amenazante hacia el Presidente de la Nación. A partir de entonces, se realizaron dos procedimientos en la localidad bonaerense de Miramar, que culminaron con la detención de un hombre y el secuestro de dos teléfonos celulares. Luego de la etapa indagatoria, surgió otro número celular de interés.

Fue entonces que los efectivos de la fuerza que lidera Néstor Roncaglia arribaron al domicilio para cumplimentar una orden de allanamiento librada por el Juzgado Federal de Mar del Plata N° 3, a cargo de Santiago Inchausti.

Allí, los policías de la División Investigación de Amenazas e Intimidaciones Públicas incautaron un nuevo teléfono cuya línea estaba siendo investigada y, a su vez, detuvieron a un hombre de 69 años que estaba en el lugar.