La candidata a concejal por el frente Cambiemos en la Ciudad de Formosa, Graciela Soto, se lanzó de lleno en campaña e improvisó una campaña insólita: repartió tangas con su foto a cada vecino que se le aceraba.

“Hace 4 meses, cuando estábamos juntando donaciones para entregar a los inundados de la ciudad con la campaña de la Red Solidaria, un empresario nos facilitó unas bolsas con prendas íntimas de mujeres. Entendimos que no era lo necesario para entregar a los damnificados y como era para la gente, decidimos regalar y homenajear a las damas en este periodo. Lo hicimos con la intención de halagar y entregar un presente. Por suerte lo reciben con mucha alegría”, explicó la candidata a los colegas del diario digital La Mañana de Formosa.

Y agregó: “El que asocia a la bombacha con algo sexual, obseno y perverso, no entendió nada. Recibimos como una donación y sólo queríamos que termine en la gente”.

Mientras tanto, la reacción en las redes no tardó en llegar, pero la crítica más dura vino de su propio espacio donde a concejal Celeste Ruíz Díaz expresó: “Hace 4 años el hoy intendente de la ciudad repartió lo mismo (bombachas) y escribí repudiando el hecho. Hoy veo que una mujer candidata y encima de mi partido reparte bombachas. Siento una vergüenza muy grande. Como mujer militante espero más de las mujeres”, remató.