Sucedió el domingo a la noche, cuando fuerzas de seguridad le dispararon en la frente mientras intentaban detener a dos presuntos ladrones.

El domingo a la noche en la zona norte de la capital de Santiago del Estero, mediante un procedimiento policial para detener a dos sospechosos de un robo en el barrio Gas del Estado, Silvia Maldonado, de 17 años, fue asesinada por las fuerzas de seguridad de un disparo en la frente.

La adolescente era mamá de una chiquita de 2 y de un bebé de un mes. Estuvo internada en estado vegetativo y en las últimas horas murió.

Hay ocho policías detenidos, entre ellos, el cabo 1° José Abraham, que, según fuentes judiciales, confesó haber sido el autor del disparo, aunque sostuvo que había abierto fuego con su arma reglamentaria cuando se le trabó la escopeta con postas de goma, en un contexto en el que los uniformados que realizaban el operativo presuntamente eran objeto de agresiones con piedras y otros objetos por parte de vecinos que se resistían la intervención uniformada.

El operativo se realizó luego de que una mujer denunciara en la seccional 5a. del barrio Jorge Newbery que le habían robado una soldadora y un taladro; aportó a los policías las identificaciones de los supuestos ladrones. Uno de ellos sería pareja de una tía de Silvia.

La policía se dirigió al barrio Gas del Estado para realizar el allanamiento y lograr dar con los sospechosos. Según informaron los propios efectivos, empezaron recibir agresiones desde distintos lugares por parte de los vecinos. Los agentes dispararon balas de goma y también hubo disparos de arma de fuego. Uno de esos tiros asesinó a la adolescente.

Pero la versión de los familiares de la joven baleada es distinta. Según comentó la hermana de Silvia al diario El Litoral, fue la chica quien atendió a los policías cuando llegaron a buscar a Farías hasta su propiedad: “Les pidió que les muestren la orden de allanamiento”.

Según relataron familiares y vecinos que presenciaron la escena, denunciaron que los policías intentaron tomar de los pelos a la joven y los vecinos les tiraron ladrillos para defender a Silvia. La hermana de la joven denunció que el policía que le disparó le dijo “mirame bien a la cara, yo soy el que le metió el ‘cuetazo’ a tu hermana”.

“Ellos la han agarrado de los pelos y mis vecinos para defenderla comenzaron a tirar ladrillazos”, dijo la mamá de Silvia, Paola Morales. “La policía hizo muchos disparos y uno de ellos le dio en la cabeza a mi hija”, relató la mujer.

A Farías lo detuvieron y se lo llevaron a la comisaría. Mientras tanto, Silvia era trasladada de urgencia al Hospital Independencia para luego ser derivada hacia el Hospital Regional Ramón Carrillo.

La joven ingresó al hospital con un tiro en la frente y quedó internada en estado crítico hasta esta madrugada. Murió cerca de las 4, informó el Diario Panorama.

El lunes después del mediodía, los vecinos, amigos y familiares de Silvia protestaron frente a la comisaría 5° por el brutal ataque que terminó con la adolescente en coma. Pero el reclamo terminó con incidentes: hubo balas de goma y gases para disuadir a los manifestantes.