Una mujer filmó a su hija haciendo lamiendo un “bajalenguas” en un consultorio médico y fue denunciada. Puede afrontar una pena de hasta 30 años de prisión.

El cuestionable episodio tuvo lugar en la ciudad estadounidense de Jacksonville, en Florida. La madre, Cori Ward, acudió a una clínica junto a la menor. En la consulta, Ward grabó cómo la nena tomaba un bajalenguas de madera, lo chupaba y lo devolvía a su lugar. En la grabación se puede leer un cartel que advierte no tocar los utensilios médicos.

El vídeo fue publicado por la fémina en su cuenta de Snapchat y momentos después se volvió viral. El material llegó a manos de la clínica, que solicitó una investigación policial.

Ward fue acusada de intentar manipular un producto de consumo sin tener en cuenta sus consecuencias, como la “lesión corporal” o incluso “la muerte”. En caso de ser declarada culpable, podría enfrentarse a una pena de 30 años de prisión y una multa de 10 mil dólares.

“Lo subí a mi Snapchat personal, donde tengo un puñado de amigos. No lo colgué en Facebook ni YouTube, como si fuera un reto”aseguró la irresponsable madre, quien también confiesa que  está “arrepentida de sus acciones y siente que le arruinaron la vida”.
Fuente: Crónica