El futbolista declaró ante la justicia por una imputación por violencia en 2016. Todo a un día del partido de River ante Cerro Porteño.

La tranquilidad con la que River se encontraba en Paraguay para afrontar mañana el partido de vuelta por los cuartos de final de la Copa Libertadores ante Cerro Porteño se vio afectada por una inesperada noticia que tuvo como protagonista a Nicolás De La Cruz.

El 15 de febrero de 2016, el entonces fiscal Emilio Fuster, imputó a cinco futbolistas de Liverpool de Uruguay (Oscar Nicolás Cáceres Núñez, Santiago Nicolás Laport Trinidad, Emanuel Franco González Da Luz, Lautaro Valentín De Amores Espino y el actual hombre del millonarioDiego Nicolás De La Cruz Arcosa) por violencia contra el suboficial primero Fabián Olmedo y el oficial primero Fernando de Vooght tras un encuentro en el Defensores del Chaco ante San Pablo en el marco de la final de la Copa Libertadores Sub 20.

Como la imputación por violencia sigue vigente, el fiscal Juan Carlos Ruiz ordenó la detención del mediocampista. “Se ha ordenado la detención y resuelto por el juzgado su rebeldía. En la última hora habría ingresado a territorio paraguayo, por lo que yo ordeno nuevamente la detención para su comparecencia ante mi unidad fiscal“, confirmó el funcionario judicial.

El futbolista quedó a disposición de la Justicia después de su declaración. Hace unas horas, el fiscal le entregó la orden a la policía para que el futbolista uruguayo fuera trasladado del hotel donde concentra River a los Tribunales de Asunción. “Nicolás habló brevemente de lo ocurrido y estamos ofreciendo un inmueble de 500 mil dólares como garantía de que se someterá a la justicia y no se va a fugar”, explicó Diego Tuma, el abogado del futbolista, en declaraciones a TyC Sports.

Y añadió: “La idea es que vuelva a la Argentina con la causa finiquitada. Nicolás reconocerá los hechos y nosotros ofreceremos una donación económica. Pero la sospecha es que Cerro Porteño movió contactos para activar la causa justo cuando De La Cruz aterrizó en Paraguay”.

El fiscal Ruiz ya había anticipado que esto no le imposibilitará jugar mañana contra Cerro Porteño. El juez resolvió que se pague una fianza de 8500 dólares.

Nicolás De la Cruz declaró ante el juez y quedó en libertad, luego de la escandalosa mañana vivida en Paraguay.

Así lo confirmó Nelson Cuevas, quien acompañó a la comitiva del Millonario durante este proceso. El ex futbolista publicó un tuit en su cuenta de Twitter en el que indicó que la situación estaba resuelta y agregó una frase que contiene algo de polémica: “Qué viva el espectáculo”.

El juez Alcides Corbeta informó que el futbolista tenía una causa por “resistencia a la autoridad” a raíz de un golpe en el estómago a un oficial de policía y la pena podía ser de “dos años de prisión como máximo o una multa económica”. Además, agregó: “El delito era muy leve y excarcelable”.