Luis Otero, que se dedicó de lleno a la política es candidato a intendente en Avellaneda por el macrismo. Sin embargo, tiene un sueldo de 90 mil pesos. En las PASO perdió por casi 30 puntos.

Denuncian que el periodista, ex empleado de Clarín y candidato a intendente de Avellaneda por Cambiemos, Luis Otero, cobra un sueldo como funcionario sin ir a trabajar. Ex conductor de uno de los principales noticieros del Grupo Clarín, desde el 2017 se convirtió en el “interventor” del ISER (Instituto Superior de Enseñanza Radiofónica).

Si bien no tiene ese cargo oficialmente, en los hechos funciona como tal, según confirmaron diferentes fuentes en estricto off a El Destape. Otero está contratado como Consultor Nivel II, según fue asignado en el Boletín Oficial. Pero adentro es el encargado de negociar las cuestiones políticas con el director de la institución, Sebastián Peiretti.

“Acá habla como un interventor, realizó un montón de promesas. Ninguna cumplió. Es un comisario político que fue puesto por el macrismo”, reveló una fuente del organismo.

EL ISER depende del ENACOM, que dirige la radical Silvana Giudici. Según recibos de sueldos a los que accedió este portal, Otero cobró en agosto último un sueldo de 91.847 pesos. Sin embargo, denuncian que hace meses que no asoma la cabeza por su lugar de trabajo.

El periodista se retiró de su profesión en marzo de este año para dedicarse de lleno a la política y ser candidato en Avellaneda, a la que quiere gobernar. En las PASO perdió por casi 30 puntos. El intendente de Avellaneda y ahora candidato a la reelección en el mes de octubre por el Frente de Todos, Jorge Ferraresi, se impuso con contundencia en las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias a nivel municipal, con el 55,86% de los votos, frente a un 28,36% del ex periodista de El Trece.

Por ahora, el ex conductor del Trece no puede tomarse licencia en forma oficial por el tipo de contrato que tiene en el Estado. “Tiene una beca de 90 lucas, nada mal”, comentó con sorna y enojo una fuente del instituto.

El ISER se encuentra en plena crisis, tanto a nivel educativo, como con deudas a los docentes y graves problemas edilicios. Entre las principales decisiones que tomó Otero apenas llegó con el traje de “interventor” de facto fue el de cerrar un turno entero de cursada en la carrera de locución.

Luis Otero, quien realizó un descargo luego de conocerse la noticia, afirmó: “Hace algunos días que no voy al ISER, no es necesario que concurra. Estoy trabajando todos los días junto al ENACOM y a Giudici para mejorar el ISER. Y esperamos mudarnos próximamente”.