Las imágenes forman parte del documental Los Ñoquis, realizado por una ex trabajadora echada por el ministro, en el que se observa cómo la mujer se llevó todos los equipos de trabajo para producir contenidos de un área de audiovisuales “en calidad de novia de Avelluto”.

En medio de la campaña electoral para octubre en la que Juntos por el Cambio está casi knock out después de la paliza de las PASO, un escándalo mayúsculo le estalla en las manos al gobierno de Mauricio Macri: apareció un video que muestra a la pareja de Pablo Avelluto desvalijando el Ministerio de Cultura.

El hecho ocurrió y se conoció públicamente en 2016, pero en aquel entonces el macrismo no atravesaba las crisis interna y externa que lo golpea hoy y el escándalo, como otros, fue tomado como una maniobra “desestablizadora” de la oposición.

Sin embargo, la mentira no duró eternamente y en el programa Brotes verdes, que conduce Alejandro Bercovic, mostraron el video. Allí, se acredita indudablemente que el 1° de mayo de 2016, a las 10.25 de la mañana, Carolina Azzi, en ese momento la novia del entonces ministro Avelluto, tan sólo exhibiendo su vínculo con el funcionario ahora degradado a secretario de Cultura, entró al entonces Ministerio a cargo de su pareja y desvalijó las instalaciones del Centro de Producción e Investigación Audiovisual (CePia) llevándose todos los equipos de trabajo. Su única explicación a los desconcertados empleados fue que los equipos iban a ser trasladados a otra dependencia.

Pocos días después, dado que sin equipos no era posible producir contenidos, los 23 trabajadores del CePia fueron despedidos. “En calidad de novia de Avelluto se apersono en el área de audiovisuales y se llevó todos los equipos, que valen un fangote de guita, por lo que dejaron de producir contenido”, explica Alejandro Bercovich, quien difundió las imágenes en C5N. “Una isla de sonido, desapareció completamente”, agregó.

El material es parte del documental “Los ñoquis”, de Maria Laura Cali, una ex empleada echada por el funcionario, que se estrena el 1° de octubre.

“Los Ñoquis –explica la propia directora desde una página relacionada con la financiación de la película- es un trabajo documental que hemos emprendido en el que la mayoría del equipo técnico son actuales o ex empleados públicos cesanteados (cámaras, sonidistas, editor, animación, posproducción, foto fija, etc.)”.

En el informe televisivo, aclararon que, hasta el momento, no aparece la isla de edición de sonido que figura entre los equipos trasladados por Azzi y que no es posible localizar en ninguna dependencia. En el video, que coincide con lo que fue denunciado oportunamente por los empleados, se la ve a Azzi con claridad. Es una mujer rubia, vestida de azul, muy apurada por llevarse los equipos para cargarlos en el flete que la esperaba abajo.

En ese momento, en el marco de los 500 despidos que se produjeron en Cultura, Avelluto negó que su novia desempeñara un cargo como expresaban los empleados y aseguró que era una asesora ad honorem.

Azzi es hoy la mujer de Avelluto y la madre de su último hijo. Siguió las carreras de Dirección y de Iluminación y Cámara en la Universidad del Cine. Se recibió de Licenciada en Cinematografía.

Mirá el video: