El presidente depuesto del Estado Plurinacional de Bolivia arribo a México tras los terribles sucesos ocurridos en la última semana que le costaron el gobierno en manos del golpista Fernando Camacho. “Si algo he pecado es que hemos implementado programas sociales para los más humildes buscando la igualdad, la Justicia social”, dijo Evo Morales.

El líder del MAS llegó a México e improvisó una conferencia de prensa en la que contó que su vida estuvo en peligro y que la intervención a tiempo del gobierno mexicano fue clave. “Estamos muy agradecidos porque el presidente de México me salvó la vida”, fueron sus primeras palabras desde el aeropuerto mexicano.

“No por este golpe voy a cambiar ideológicamente”, destacó Morales luego de denunciar que el ataque contra él se explica tanto por las transformaciones que logró en el país como por su origen. “Si algo de delito tengo es ser indígena, si algo de pecado es que hemos implementado programas sociales para los más humildes buscando la igualdad, la Justicia social”, agregó.

Según información de Página 12, Morales viajó en un avión de la Fuerza Aérea mexicana, que tuvo que realizar varios desvíos ya que algunos países le negaron el paso por su espacio aéreo.

Se esperaba que el avión aterrizara en Ciudad de México alrededor de las 8 de la mañana, algo que terminó ocurriendo pasadas las 14:00. “Bienvenido a México”, publicó en Twitter, durante una de las escalas, Maximiliano Reyes Zúñiga, encargado de las relaciones con América Latina de la cancillería mexicana.

Al hablar a su arribo a México, el exmandatario ubicó como desenlace de la violación del orden constitucional en Bolivia a las elecciones del 20 de octubre pasado, cuando se impuso por diez puntos por encima de Carlos Mesa. “Por el nuevo triunfo en la primera vuelta empezó el golpe de Estado”, denunció aunque resaltó que el momento clave de su derrocamiento fue “en la última etapa”, cuando “al golpe cívico político se sumó la Policía nacional”.

Ayer a la noche, el propio Evo Morales se despidió de su pueblo. “Hermanas y hermanos, parto rumbo a México, agradecido por el desprendimiento del gobierno de ese pueblo hermano que nos brindó asilo para cuidar nuestra vida. Me duele abandonar el país por razones políticas, pero siempre estaré pendiente. Pronto volveré con más fuerza y energía”, escribió en su cuenta.

Además del presidente depuesto, viajaron en el mismo avión el ex vicepresidente Álvaro Marcelo García Linera, la esposa de Evo Morales y varios ministros más. Antes Morales se había refugiado en la localidad de Chapare, en la zona del Trópico de Capricornio, en Cochabamba.