En las redes pidieron su renuncia por haber dicho que en Bolivia hubo un golpe de Estado.

Lo que pasó fue que el diputado nacional macrista Daniel Lipovetzky tuvo la valentía de disentir con la línea oficial del PRO, que se niega a tildar de golpe de Estado lo ocurrido en Bolivia. “Fue un golpe de Estado”, aseguró el legislador que además firmó una resolución junto a colegas del peronismo para repudiar lo acontecido en el país vecino.

La respuesta del PRO fue despiadada. Los usuarios truchos que responden a Peña instalaron en cuestión de segundos la consigna #Lipovetzkyrenuncia, donde llenaron de insultos al dirigente oficialista. Se sabe: Macri no quiere que nadie lo desobedezca.

Incluso desde que el legislador se pronunció en favor de los “pañuelos verdes”, fue desplazado dentro de la coalición y este año tendrá que dejar su banca en el Congreso Nacional porque el macrismo lo dejó fuera de esas listas. “Si me quedé afuera por haber luchado por el aborto, no me arrepiento”, dijo en esa oportunidad el diputado del PRO.

Posteriormente, y tras la derrota en las PASO, Lipovetzky fue uno de los pocos integrantes de la coalición que hizo una reflexión y autocrítica, cosa que también molestó en las filas de Cambiemos.

Además, el diputado se expresó también en la misma línea que el kirchnerismo, referente a la posición que adoptó sobre Luiz Inacio Lula da Silva: “Creo que el criterio de la Corte fue el correcto, las prisiones preventivas tienen que ser excepcionales”, dijo cuando se le otorgó la libertad al expresidente de Brasil.

Pero ahora, con un nuevo presidente electo y cuando Daniel Lipovetzky  formará parte -por ahora- de la oposición al Gobierno de Alberto Fernández, pareciera que tienen más coincidencias que desencuentros y la situación de Bolivia los “unió” en un mismo pensamiento.

“Si mueve la cola y ladra es un perro! Si las Fuerzas Armadas “recomiendan” (léase obligan,exigen) la renuncia d un presidente elegido democráticamente esto es un Golpe d Estado. Es necesario q se aplique la Carta Democrática Interamericana d OEA y que dicho organismo intervenga ya!”, escribió Lipoveztky en su perfil de Twitter.

Sus dichos desde luego cayeron mal en el macrismo, que incluso, han preferido no utilizar la palabra “golpe” para expresarse sobre la situación de Bolivia.

Pero la molestia se intensificó cuando de manera impensada, fue el mismo Alberto Fernández quien respaldó a Lipovetzky por su postura sobre el fraude electoral seguido de Golpe de Estado en el país vecino.

“Me tranquiliza ver que en el oficialismo hay gente con la dignidad democrática de la que otros carecen”expresó Fernández en su cuenta de Twitter.

Así las cosas, los dichos del diputado han hecho estallar en ira a los usuarios de las redes sociales, que, curiosamente organizados y de manera sistemática, lo han atacado, no solo por sus posiciones políticas, sino que han aprovechado para sacar a la luz algunas situaciones de su vida personal.

Daniel Lipovetzky dijo al respecto que “las luchas no se abandonan”, ya alegó que su pensamiento sobre el derecho de la mujer a decidir sobre su cuerpo -por el aborto- y la defensa de la democracia “son cuestiones innegociables, son principios que no abandono”, dijo.

“Por más que alguien me pida la renuncia, que no hay motivos para hacerlo, mis convicciones son profundas”, dijo sobre el hashtag #LipovetzkyRenuncia.

Consultado sobre si considera que la revolución de reclamos/escraches en Internet eran auspiciados por Marcos Peña, el legislador agregó: “No. Uno lo que tiende a pensar es que esto surge de algunas organizaciones de redes sociales, pero no lo adjudico a una persona en sí”.

Además, cuestionado sobre si sus dichos generaron malestares dentro de Cambiemos, Lipovetzky no lo negó, pero tampoco lo afirmó, y se limitó a decir: “no deberían”.

Sobre cuál será el futuro del diputado nacional, agregó que seguirá dentro de las filas de Cambiemos, asumiendo ahora en la legislatura porteña, pero aclaró que de todas formas están esperando cómo quedarán reorganizados los bloques y la coalición prontamente opositora.

Fuente: U24, Primereando