El astro llegó a Gimnasia con la difícil misión de sacarlo de la zona de descenso, pero los resultados no fueron los esperados y apenas pudo dirigir ocho encuentros.

El mejor jugador de todos los tiempos dejó el banco del Lobo a falta de diez jornadas para el cierre de la Superliga. Hoy, Gimnasia ocupa el antepenúltimo puesto del certamen (10 puntos) y el último en la tabla de promedios para el descenso, con un coeficiente de 1,015.

Estuvo en su cargo apenas ocho partidos, en los que cosechó tres victorias y cinco derrotas, con una efectividad del 37.5%. En esos encuentros, el Lobo anotó 13 tantos (Matías García fue el máximo goleador con cuatro), y recibió 10.

Maradona había anunciado que dejaría el cargo si las agrupaciones políticas del club no alcanzaban la unidad y en una muestra de lealtad hacia el actual presidente, Gabriel Pellegrino, quien justamente fue quien confirmó la salida del 10.

Los ocho encuentros de Maradona en Gimnasia fueron los siguientes:

Fecha 6: 1-2 vs Racing en La Plata (15/9).

Fecha 7: 1-2 vs. Talleres en Córdoba (23/9).

Fecha 8: 0-2 vs. River en La Plata (28/9).

Fecha 9: 4-2 a Godoy Cruz en Mendoza (5/10).

Fecha 10: 0-1 vs. Unión en La Plata (20/10).

Fecha 11: 4-0 a Newell’s Old Boys en Rosario (29/10).

Fecha 12: 0-1 vs. Estudiantes en La Plata (2/11).

Fecha 13: 3-0 a Aldosivi en Mar del Plata (10/11).

Cabe destacar que el Lobo durante este lapso mejoró notoriamente el rendimiento del equipo y en varios partidos mereció más suerte como con Racing, Talleres y Estudiantes. Muy a pesar del plantel y debido principalmente a la actualidad política del club, el astro del fútbol mundial decidió alejarse de la entidad platense.