La participación del Presidente se dio en 2017, cuando aún permanecía distanciado de Cristina Kirchner. También fue crítico con el memorándum con Irán.

El estreno del documental de Netflix sobre la muerte del fiscal Alberto Nisman ya generó la primera controversia con el testimonio de Alberto Fernández. Su participación se dio en 2017, mucho antes de su reconciliación con Cristina Kirchner, cuando ponía en “duda” que se tratara de un “suicidio”. Sin embargo, ya como presidente en funciones dio un giro en su interpretación del caso: “Hoy las pruebas acumuladas no dan lugar a pensar que fue un asesinato”.

El documental “El fiscal, la presidenta y el espía”, dirigido por el periodista inglés Justin Webster, quien trabajó durante cuatro años en el caso, cuenta con 60 entrevistados entre los que se destacan el ex agente de inteligencia Antonio ‘Jaime’ Stiuso, el actual presidente Alberto Fernández, el equipo de peritos de Gendarmería, el ex jefe de la CIA en Buenos Aires Ross Newland y la fiscal Viviana Fein.

“Hasta el día de hoy dudo que se haya suicidado”, expresó Fernández en el documental. Sin embargo, el mandatario aseguró al diario Clarín que los peritajes de la Gendarmería, que llevaron a la Justicia a determinar que fue un homicidio, “carecen de todo rigor científico”, y agregó: “Hoy las pruebas acumuladas no dan lugar a pensar que fue un asesinato” el de Nisman.

La muerte del fiscal de la AMIA sucedió en los tiempos en que Alberto Fernández era opositor al kirchnerismo e, incluso, había criticado al juez Daniel Rafecas por desestimar la denuncia contra la exmandataria por “encubrimiento” con el memorándum con Irán. “Nunca sentí que fuera un hombre tan alterado como para suicidarse el domingo. Sentía que había descubierto algo muy trascendental. La muerte de Nisman es para Cristina una mácula. Un fiscal que te va a denunciar y al día anterior aparezca muerto, eso es una mácula”, había explicado durante una entrevista con Canal 26.

En el documental, su posición es más ambigua y cuenta que le dijo a Nisman: “Mirá, el problema que tengo con tu denuncia es que no conozco en qué se funda”.

Otro de los entrevistados que tendrán repercusiones serán los miembros de Gendarmería que participaron del peritaje ordenado por el juez Julián Ercolini. Hoy ese peritaje fue puesto en duda por la actual ministra de Seguridad Sabina Frederic, quien además anticipó que habría cambios en la cúpula de esa fuerza. La serie tiene seis capítulos de una hora de duración cada uno y mezcla contenido documental con partes ficcionadas para recrear cómo fueron los últimos días del fiscal. En un reportaje, el director afirmó que fue uno de los trabajos más complejos que le tocó realizar por lo politizada que estaba la causa y los sesgos mediáticos que tenía.

Fuente: Perfil