El veterinario Juan Enrique Romero, señaló que el chancho lanzado desde lo alto estaba vivo y que murió luego de caer en la pileta por el impacto.

“Lo vi una sola vez y lo puse en cámara lenta a propósito para demostrarme que el cerdo (al momento de caer) está vivo. Lo cual es de una crueldad inadmisible. Estamos todos de la misma vereda, menos el señor del helicóptero, el que estaba filmando y se reía y el que lo promovió. En mi vida he visto un acto de tanta crueldad”, indicó el veterinario.

En ese sentido, añadió: “No existe la posibilidad de ejecutar crueldad sobre los animales, mucho menos si el objetivo es solo la diversión. Seguramente tuvo un terrible estrés y fue previo a su muerte, que fue por el impacto. Y así hubiese estado muerto, es una barbaridad porque demuestra una falta de respeto al otro”.

Cuando le consultaron por cómo había concluido que el chancho estaba vivo, respondió “Si lo ponen en máxima cámara lenta van a ver que el animal mueve las patas, su estuviese muerto estaría con rigor mortis (rigidez de muerte)”, relató en el programa de Los Ángeles de la Mañana.

El principal acusado es el empresario Federico Álvarez Castillo, dueño de una reconocida marca de ropa (Etiqueta Negra) y esposo de la modelo Lara Bernasconi. El hecho ocurrió en la chacra que tienen el dueño de Etiqueta Negra y su esposa en José Ignacio, Uruguay. Esto generó toda una campaña en redes sociales con un repudio masivo hacia el empresario.