Lo confirmó la defensa de la familia del jóven brutalmente asesinado que a raíz del macabro hallazgo analiza aumentar la condena.

Dos discos extraíbles con cerca de cinco terabytes de información obtenida de los 10 teléfonos celulares secuestrados a los rugbiers detenidos por el crimen de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell fueron entregados a la fiscal a cargo de la causa, informaron fuentes de la investigación.

Los voceros detallaron que el contenido de seis teléfonos iPhone, dos Huawei, un Motorola y un Samsung S10 fue volcado en dos discos extraíbles que fueron llevados a la sede de la Unidad Funcional de Instrucción 6 (UFI 6) de Villa Gesell y entregados a la fiscal Verónica Zambo.

De acuerdo con lo trascendido, habría un video filmado en alta resolución por uno de los rugbiers en el momento del ataque. Según informó Fernando Burlando, el abogado de la familia del joven asesinado, “no solamente se filmó la golpiza, sino también la persecución que inician en su contra. Ellos en un momento lo pierden de vista. Cuando son desalojados del local bailable, los dejan a una distancia muy prudencial. Entonces es cuando van a la caza de Fernando que es cuando empiezan a filmar”, manifestó.

¿Lo mataron por placer?

Por otra parte, el otro letrado de la familia, Fabián Améndola, sostuvo que “si se comprueba que, además, grabaron el asesinato, vamos a buscar elevar la condena. Eso demostraría que lo mataron por placer”. Se desconoce si el video fue compartido entre ellos o viralizado.

Si al expediente se incorpora esta prueba, los abogados de la familia de la víctima pedirán que se agrave la imputación a los diez rugbiers que están detenidos por el homicidio ocurrido en Villa Gesel.

Los artefactos fueron analizados por expertos de la División de Operaciones Técnicas de la Agencia Regional de la Policía Federal Argentina (PFA), con sede en la Escollera Norte de la ciudad de Mar del Plata, quienes además de extraer los cerca de cinco terabytes de información, la analizaron y discriminaron la de mayor relevancia para la causa, explicaron las fuentes.

Con esta tarea concluyó por el momento la labor de ese equipo técnico policial, ya que ahora será la fiscal quien analice la prueba en el marco de la causa por el homicidio ocurrido el 18 de enero último frente al boliche “Le Brique”.

La fiscal Zamboni y un equipo de analistas de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) gesellina intentarán analizar imágenes, conversaciones o elementos que puedan precisar el grado de intervención o no de cada uno de los rugbiers imputados por el crimen.

Una fuente de la causa explicó que la extracción de datos incluyó información de la mensajería de texto, WhatsApp, capturas de pantalla y videos, incluso que hayan podido ser eliminados.

Para obtener esos datos, los expertos de la PFA utilizaron tres dispositivos de extracción de datos (Ufed), dos de los cuales fueron sumados especialmente para este caso desde la Ciudad de Buenos Aires.

Los peritos recibieron seis teléfonos Iphone, dos Huawei y un Motorola, que pertenecen a los rugbiers, y que habían sido secuestrados durante el allanamiento que se realizó pocas horas después del crimen, en la vivienda que alquilaban en Villa Gesell.

FUENTE: CRÓNICA