El deceso del funcionario que tuvo bajo su acción casos emblemáticos como AMIA o los cuadernos, luchaba contra un tumor del cual había sido intervenido quirúrgicamente tiempo atrás.

El reconocido juez federal Claudio Bonadío murió en la mañana de este martes a los 64 años, en su vivienda del barrio de Belgrano, tras recibir cuidados paliativos debido a una larga enfermedad que padecía. En tanto, el funcionario tenía que volver de su licencia pedida hasta el mes de febrero pero al complicarse su cuadro, decidió continuar con su tratamiento en su casa.

El deceso del juez (quien tenía a su cargo el Juzgado Criminal y Correccional Federal N° 11 desde 1994) que tuvo bajo su acción casos emblemáticos como AMIA, tragedia de Once o los cuadernos, luchaba contra un tumor cerebral del cual había sido intervenido quirúrgicamente tiempo atrás, y por eso, había solicitado licencia por salud hasta el mes de marzo para seguir con su tratamiento.

La muerte de Bonadío se produjo a las 6.20 de este martes, y sus familiares confirmaron que el entierro se llevará a cabo en el Jardín de Paz, aunque todavía no dijeron si habrá velatorio. Cabe destacar, que el funcionario judicial fue protagonista de varios casos emblemáticos como el ataque a la AMIA, la tragedia de Once o la causas de los cuadernos, con lo cual ahora la justicia deberá definir quién continuará con el camino de Bonadío.

Inicio como funcionario

Bonadío comenzó su carrera en la política en 1992, ya que Carlos Corach (entonces secretario de Legal y Técnica) lo designó como su asesor en Asuntos Legales.

Pese a que su pliego para ser juez federal en lo Criminal y Correccional de Morón fue aprobado por el Senado en 1993, Bonadio nunca asumió el puesto y pocos meses después ingresó en Comodoro Py, luego de que el entonces presidente Carlos Menem ampliara a doce la cantidad de juzgados de primera instancia.

En la década del ’90, el ex ministro de Economía Domingo Cavallo lo mencionó como parte de un listado de supuestos jueces que beneficiaban al menemismo, en lo que se llamó la “servilleta” de Corach.

En el 2001, el fallecido magistrado mató a balazos a dos ladrones que intentaron asaltarlo cuando bajaba de su vehículo con un amigo en la localidad bonaerense de Villa Martelli.

Su figura fue cuestionada tanto en la arena política como en el Consejo de la Magistratura, donde fue denunciado en varias ocasiones: una de las presentaciones más importantes fue hecha en 2004 cuando la Oficina Anticorrupción lo denunció penalmente por manejos sospechosos, en una causa para supuestamente favorecer a un ex director del PAMI de los tiempos de la gestión de Víctor Alderete.

Cabe destacar, que Bonadio alcanzó un nivel mediático por haber protagonizado varios enfrentamientos con la actual vicepresidenta Cristina Kirchner, ya que fue el primer juez en llamarla a una indagatoria, además de ser quien más veces la procesó: elevó a juicio más de cinco causas contra Kirchner y dictó nueve prisiones preventivas contra ella, además de pedidos de desafuero al Congreso.

Fuente: Crónica