Los acusados de matar al joven en Villa Gesell protestaron por sus condiciones de detención. Los diez jugadores pidieron un televisor y la Playstation en su celda.

Los rugbiers acusados por el crimen de Fernando Báez Sosa mantuvieron el primer chispazo con los celadores de la cárcel de Dolores, donde se encuentran detenidos. “Vos trabajás para mí. Yo te pago el sueldo. Hacé lo que te digo porque sos mi empleado”, fue uno de los reclamos que realizó uno de los rugbiers a un guardiacárcel, según informó la periodista Sandra Borghi en Nosotros a la mañana.

“Nos tiene como negros de m… en este lugar. No nos respetan. No nos dan los derechos que tenemos. Vivimos como ratas, nos quieren matar”, protestó horas antes de recibir a sus familiares.

Anteriormente otro empleado de la cárcel de Dolores había dicho: “Ya les dieron una ducha a estos pibes porque tienen visitas. Cuando salieron les pusieron una manta para que los otros reclusos no los vean, así que está con un trato VIP, como si estuvieran en sus casas”.

En Nosotros a la mañana mostraron el díalogo y el fuerte cruce entre los carceleros y los rugbiers. Entre algunas de las cosas que los detenidos habrían pedido se encuentran una Playstation y un televisor.

A su vez, Thomsen, uno de los detenidos, se quejaba del poco tiempo que tienen para estar en las duchas y del calor que hace en la cárcel: