La principal hipótesis apunta a una venganza narco, ya que el hombre atacado era hijo de un detenido por liderar una banda que comercializaba drogas en esa zona.

Una pareja de jóvenes y su beba de un año fueron asesinados a balazos cuando circulaban en moto por un barrio de la zona noroeste de la ciudad de Rosario y la principal hipótesis apunta a una venganza narco, ya que el hombre atacado era hijo de un detenido por liderar una banda que comercializaba drogas en esa zona, informaron este lunes fuentes policiales y judiciales.

Las víctimas fueron identificadas como Christopher Nahuel Albornoz, hijo del sindicado narco “Caracú”; su pareja, Florencia Naomí Corvalán, y la hija de un año de ambos, Cheis Albornoz, con cuyos asesinatos ya suman 38 los crímenes cometidos en 2020 en Rosario.

Los voceros detallaron a Télam que el triple homicidio ocurrió cerca de las 20.30 de anoche en Génova y Mariano Cabal, del barrio Empalme Graneros, donde la familia fue atacada de al menos diez balazos por personas que escaparon.

La policía arribó al lugar luego de un llamado al 911 en el que vecinos denunciaron que sobre la calle Génova al 5600 había una moto tirada en el piso, frente a una parada de colectivos, con personas heridas.

Por tal motivo, se dispuso además el envío de ambulancias del sistema de salud pública para que asistieran y trasladaran a las víctimas.

A raíz de las graves heridas sufridas, Corvalán fue llevada al Hospital Alberdi, donde ingresó fallecida con ocho impactos de bala en el tórax, mientras que su beba llegó muerta al Hospital de Niños Zona Norte, con lesiones debajo de la oreja izquierda, del brazo izquierdo y del mentón.

Por su parte, Albornoz fue trasladado al Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (HECA), donde murió pasadas las 23 también por heridas de bala, detallaron las fuentes del Ministerio Público de la Acusación.

Tras conocerse el triple asesinato, tomó intervención en el caso la fiscal de Homicidios Dolosos Marisol Fabbro, quien ordenó las primeras diligencias periciales en la escena y dispuso las autopsias de las víctimas.

La fiscal Fabbro realizó personalmente un relevamiento en el lugar, donde secuestraron diez vainas de calibre 9 milímetros.


Los investigadores tomaron testimonios y relevaron las cámaras de seguridad públicas y privadas de la calle Génova al 5.600 con el fin de identificar a los atacantes y la mecánica del hecho.

De acuerdo a las primeras averiguaciones, el triple crimen estaría vinculado a una venganza narco relacionada al padre de Albornoz, “Caracú”, quien está detenido desde abril del año pasado como acusado de liderar una banda de “cocinaba” y comercializaba drogas.

La llamaba “Banda de Caracú” regenteaba al menos una cocina de droga y varios kioscos de expendio de la zona noroeste de Rosario hasta que fue desbaratada en abril último tras más de 15 allanamientos realizados en viviendas de los barrios Industrial, Empalme Graneros, Fisherton y Granadero Baigorria.

“Caracú” también aparece mencionado en una investigación por un asesinato de un adolescente de 16 años ocurrido en febrero de 2017, en una supuesta pelea entre “soldaditos” de distintas facciones de la banda narco, hecho por el que un joven fue detenido poco después.

FUENTE: Télam