La situación de Gimnasia en los promedios y las últimas advertencias del astro argentino en relación a su renovación en el club no contentan a la dirigencia.

El paso de Diego Armando Maradona por el banco de suplentes de Gimnasia Esgrima La Plata pasa por su peor momento. De momento, Maradona está ausente en la mayoría de las prácticas y cree que desde la dirigencia algunos lo ponen en duda. “Si el presidente me quiere echar, lo hago echar yo a él” avisó después de perder ante Rosario Central.

El partido de este fin de semana frente a Independiente podría ser el último de Maradona. Si el Lobo no consigue un buen resultado en Avellaneda podría hacer temblar al diez. La actual situación del equipo platense (último en los promedios, pero además con rendimientos que no alimentan las expectativas) hizo que Diego se muestre golpeado y también fastidiado al sentir que desde la dirigencia algunos ponen en duda su capacidad de revertir la situación y salvar al equipo del descenso.

En este contexto, el periodista Federico Bueno (uno de los cronistas que más de cerca ha seguido el paso de Diego por La Plata), contó en Fox Sports algo de lo que había adelantado al frente de la segunda edición de Cielosports, que el presidente Gabriel Pellegrino lo banca, pero “tomó alguna distancia” (desde que ganó las elecciones gracias al Diez no va a la cancha) y que hay varios integrantes de la Comisión que sienten que el ciclo “está terminado”.