Según adelantó el ministro de Salud, Ginés González García, el presidente Alberto Fernández “está viendo” el proyecto definitivo.

“Dentro de los próximos 10 días presentaré un proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo que legalice el aborto en el tiempo inicial del embarazo”, prometió Alberto Fernández en su discurso del 1° de marzo en el inicio de las sesiones ordinarias del Congreso.

El anuncio fue recibido con una ovación en el recinto y en redes sociales. Pero horas antes de que se cumpla ese plazo, fuentes del Gobierno indican que la medida será enviada a fines de esta semana e, incluso, podría retrasarse para la próxima

Este domingo el ministro de Salud contó que el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo que enviará el Ejecutivo Nacional al Congreso contemplará que la práctica se pueda realizar hasta la semana 14.

Según explicó Ginés González García, esta decisión se debe a que “van a ir muchas chicas, pero las que más me interesan son las que llegan tarde, mal, que no tienen acceso. Tenés que darle un par de semanas más porque después de eso no se puede. Esa es la razón, no es una pelea biológica del tamaño del embrión, es un problema de accesibilidad, nada más”, explicó el ministro.

Con respecto a la despenalización del aborto, el ministro señaló que “el proyecto va a ser muy explícito, pero va a tener penas, no sobre la mujer, pero sí con el que cobre, el que salga fuera de la norma, el que lo haga después de las 14 semanas, con el médico que lo haga, el que usufructúe económicamente, el que no cumpla con las causales como riesgo de vida de la mujer o violación”.

Con respecto a la objeción de consciencia, González García aclaró que incluirá la posibilidad de la “objeción de conciencia individual” pero que “hasta ahora no está escrito” que pueda haber objeciones institucionales, concluyó.