Como consecuencia de la cuarentena, expertos informaron que los niveles de óxido de nitrógeno parecen haber disminuido en un 10 por ciento. Lo mismo ocurrió en China.

Como consecuencia de la pandemia de coronavirus, se registró una caída en la contaminación en Italia. Desde que el país entró en cuarentena, los canales de Venecia quedaron extremadamente limpios, a tal punto que el agua se volvió cristalina y los peces se volvieron visibles.

Las imágenes demuestran un fuerte declive en la contaminación en el norte de Italia. También incluyen reducciones significativas en los niveles de dióxido de nitrógeno (NO2) en Venecia y otras ciudades italianas importantes como Milán, Turín y Bolonia.

Pese a que las medidas de cuarentena no se implementaron durante tanto tiempo en Roma, allí también hay signos de caída de los niveles de NO2.

El Servicio de Monitoreo de la Atmósfera de Copérnico informó que los niveles de óxido de nitrógeno parecen haber disminuido en un 10 por ciento en las últimas cuatro semanas.

“La mayoría de sus fuentes de emisiones se encuentran en la superficie y son generadas por actividades humanas como el tráfico, la producción de energía, la calefacción residencial, las industrias”, explicó el grupo.

Sin embargo, advirtieron que algunas fuentes de contaminación podrían aumentar. Por ejemplo, las personas pueden usar automóviles privados con más frecuencia para evitar el transporte público.

Un ciudadano de la Venecia, Marco Capovilla, confesó que “nunca había visto” el agua tan clara después de filmar algunos de los peces bajo la superficie. El hombre, de 40 años, describió la claridad del agua como “sorprendente” en contraste con los canales habitualmente sucios.

“La ciudad no tiene alcantarillas, por lo que normalmente todo va a los canales, incluidos los detergentes y cosméticos”, explicó el agente inmobiliario. Y añadió: “Gracias a la cuarentena, estamos experimentando un entorno más limpio”.

Por su parte, la trabajadora del banco Martina Bettoni, de 33 años, señaló: “Ver tantos peces en los canales era extremadamente raro antes de la cuarentena. Espero que aprendamos de este momento trágico, y que cuando esto termine, Venecia pueda lograr un equilibrio entre las multitudes de turistas y la limpieza”.