Debido a la rápida expansión del coronavirus los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 pueden suspenderse. Se definirá dentro de un mes.

No es novedad que todos los deportes debieron suspenderse por la rápida propagación del COVID-19 alrededor del mundo. Primero fue el fútbol, después el basquet, el tenis y las distintas competencias de los países también debieron ser reprogramadas.

Es por eso que el Comité Olímpico Internacional se tomará aproximadamente un mes para poder debatir sobre la posibilidad de postergar o hasta de cancelar los Juegos.

“No se analiza la posibilidad de postergar los Juegos. Hoy no hay ningún Plan B”, afirmo recientemente Gerardo Werthein, titular del Comité Olímpico Argentino y miembro del COI. Y agregó: “No existe la posibilidad de que los Juegos Olímpicos se desarrollen sin público”.

Ya los comités Olímpicos de Canadá y Australia anunciaron que no enviarán deportistas a Tokio 2020 para evitar riesgos de salud en medio de la pandemia, mientras que desde Polonia solicitaron la postergación de la competencia.

Además deberán solucionar los problemas contractuales ya que Japón invirtió aproximadamente 35.000 millones de euros y un presupuesto de organización cercano a los 12.000 millones.

Cancelar Tokio-2020 tendría un impacto devastador ya que los seguros no cubrirían el conjunto de las pérdidas. “El máximo que se puede asegurar en caso de cancelación son 1.300 millones de dólares, quizás 1500 millones”, explica Patrick Vajda, experto en riesgos y seguros del deporte en la firma francesa SIACI Saint Honoré.