El Gobierno espera no tener otro traspié para estirar con legitimidad la cuarentena.

Un informe muestra que con la cuarentena subió la valoración del Estado: el 77% cree que el Gobierno y sus organismos se acercaron positivamente a la gente.

El Gobierno espera que la pandemia del coronavirus cambie la forma en que se ve a las administraciones con mayor presencia en la vida pública. Los informes que recibió los últimos días le daban la razón que el sentido común anticipaba, aunque la opinión pública es muy volátil.

“No ayudan cosas como la del viernes” dijeron desde la Casa Rosada, en referencia al desastre que fue la aglomeración de personas durante la apertura de cobros de jubilados y AUH.

Alberto Fernández puso a su staff a diseñar protocolos para flexibilizar, a partir del lunes 13 de abril, la cuarentena total. Pero, en paralelo, el Presidente bajó la orden de ser cautos y decidir con criterio.

Si bien la cuarentena comenzará a flexibilizarse la situación para ciertos sectores, la mayoría de nosotros seguramente mantendrá las restricciones, sobre todo en los grupos de riesgo, al menos hasta al 31 de abril.

Hasta el sábado se registraron 1.451 casos. El teorema del ministro de Salud supone que el brote se saldría de control si de un día para el otro se confirmasen más de 750 casos. El máximo, hasta ahora, fueron 146 confirmados. Ocurrió el 30 de marzo.